Cascada del Diablo y Carnaval del PeroPalo-La Judiá

Texto y fotografías: Pepita Rodríguez

El domingo 26 de febrero fuimos a los carnavales de Villanueva de la Vera en el que se celebra el Pero Palo, declarada Fiesta de Interés Turístico Regional.

Salimos temprano de la Fuente del Riñón y antes de llegar al pueblo de Villanueva nos desviamos a visitar la Cascada del Diablo en la Garganta de Gualtaminos, considerada una de las 10 mejores de España.

No esperábamos un espectáculo tan impresionante. Una cascada en la que el agua, abundante en esta época del año, recorre un desnivel de unos 70-80 metros entre piedras de gran tamaño y en un paraje espectacular. El acceso está muy bien; a pocos metros de la carretera hay una escalera desde la que se puede bajar y llegar a un punto medio de la cascada con un mirador. El sonido del agua es relajante y atronador, y llena el espíritu y la mirada de los ojos que la contempla de naturaleza.

Una vez en el pueblo, comenzamos la andadura desde la carretera hasta llegar a la plaza de Aniceto Marinas. Ya por las calles se respiraba el olor a fiesta e intuíamos que íbamos a pasar un buen día. Nos empezó a gustar lo que veíamos. Los lugareños, vestidos a la usanza del pueblo, orgullosos de ello y muy amables para compartir sus ganas de fiesta con los foráneos. Nos cruzamos con una ronda cantando que iba haciendo su recorrido. Llegamos a la Plaza de Santa Ana en la que se encuentra la iglesia Parroquial de la Inmaculada Concepción cuya construcción comenzó en el siglo XVI y finalizó en el siglo XVII. y cuyas campanas llamaban a Misa. Algunos tempraneros ya iban acudiendo, como éste simpático y amabilísimo matrimonio que nos permitió fotografiarles. Bien guapos que iban los dos para coger buen sitio. ¡Cómo no pedirles hacerles una foto! Gracias al matrimonio por compartir el momento con nosotros.

Villanueva de la Vera

Entramos a ver el interior de la Iglesia con planta un poco en cruz y un bonito retablo de estilo barroco-churrigueresco de Aniceto Marinas (escultor y arquitecto). Hay otros dos retablos a ambos lados de la cruz. Uno de ellos con una talla de Virgen con Niño en los brazos y con preciosos vestidos ambos.Villanueva de la Vera
Iglesia de vIllanueva de la Vera

Seguimos la andadura, llegando a la plaza de Aniceto Marinas, que es porticada y el punto de encuentro de todos los carnavaleros.

Allí nos esperaba el Pero Palo en un extremo, sobre su aguja (escalera), junto a Ayuntamiento. Estaba rodeado de algunos lugareños y foráneos que aprovechaban el momento haciéndose fotos a la espera del comienzo de uno de los ritos del carnaval, el paseo y la judiá. La cabeza del Pero Palo (hecha de raíz de brezo) se presenta el domingo anterior al carnaval sacándola en procesión. Es la “turra” del Pero Palo que se atavía con un sombrero negro. Lleva bigote pintado de negro y un cigarro en la boca. El cuerpo de Pero Palo se confecciona cada año en secreto por los “peropaleros” y está relleno de heno. Le visten con traje de paño negro y gran cuello blanco. Uno de los brazos lo lleva cosido al cuerpo, el otro lo lleva suelto.

Pero Palo

Hicimos en la plaza, una parada en el restaurante Ringurrango, para tomar un exquisito café antes de iniciar un recorrido por los rincones más bonitos del pueblo y recomendados por una amiga lugareña que me dejó escrita una ruta por la parte baja y que nos fue de gran ayuda.  

Aquí tenéis el menú que luego disfrutamos (migas extremeñas, ensalada de ahumados, trucha con pisto y secreto con cebolla caramelizada) ya que estaba todo riquísimo y de calidad.
Restaurante Ringurrango

Ruta de la parte de abajo

Comenzamos el recorrido, admirando la propia plaza porticada de Aniceto Marinas, con una fuente de seis caños y el Ayuntamiento en uno de sus extremos, con su torre con campana y reloj.

Cuando llegamos, iban llegando la gente lugareña vestida para la ocasión aunque los foráneos aprovechaban el momento para hacerse fotos junto al muñeco del Pero Palo.
Fuente Villanueva de la Vera

Villanueva de la Vera

 

El Lancho “la Panderona”
Villanueva de la Vera
Entrando por la calle de El Barrio, en la primera calle a la izquierda y luego a la derecha, nos encontramos con el Lancho “La Panderona”, un gran pedrusco de granito rodeado de casas. Estas moles graníticas, de las que hay muchas famosas por todo el mundo, se denominan canchos.

Panderona

La Paderona

Por el centro de las calles del pueblo, se pueden ver los “reguerillos” que sirven para desaguar el agua que proviene de la Sierra y que algunos de ellos como el de la foto, llevaba agua. 
Villanueva de la Vera

Continuamos hacia la fuente de El chorrillo, antiguo abrevadero, hoy pintado de azul y morado, y rodeado de casas típicas con paredes de vigas de madera y muros de adobe y alguna con gran balconada de madera.
El Chorrillo (Villanueva de la Vera)

Villanueva de la Vera

Villanueva de la Vera

Sorprendente ver las plantas de las camelias en flor, abundantes por el pueblo y que sirven de adorno en los sombreros de los lugareños durante el carnaval y en las lugareñas puestas en el pelo o vestido. Muchas jóvenes y mujeres se aderezan también con ramitas de flores de mimosas que en esta época del año están en pleno estallido floral.

Continuamos el recorrido hasta llegar a El túnel y atravesarlo hasta el soportal de la calle Cervantes.

Túnel en Villanueva de la Vera

Seguimos por delante de la casa de los Velázquez-Timón cuyo escudo heráldico figura en la fachada, regalo de sus hijos en su 25 aniversario, según consta en él.
Velazquez-Timón (Escudo)

Llegamos así, a la Calle Oscura, estrecha y umbría, a la que sus vecinos la denominan de La Alegría porque está llena de plantas de sombra muy bien cuidadas y que parece un vergel.
Calle Oscura en Villanueva de la Vera

Destacar durante nuestro recorrido por todo el pueblo, que hay que observar las típicas balconadas de madera de la mayoría de las casas y que muchas de ellas tienen colgadas las calabazas que portan “los calabaceros” (los quintos del pueblo) el último día de carnaval.

De regreso a la plaza comienza la ceremonia del paseo del Pero Palo por algunas calles de pueblo cercanas a la plaza. Tras regresar, se forman grupos de defensores y atacantes del Pero Palo y hacen la Judiá, enfrentándose unos a otros después de calentar los ánimos con saltos y gritos. Tras varios encontronazos, las rondas y lugareños cantan y bailan.

Pero Palo

Quede aquí nuestro agradecimiento a todo el pueblo y aquellas personas que compartieron con nosotros tan buenos momentos. Gracias a mi amiga por sus indicaciones y que como no…. participaba en la fiesta, vestida para la ocasión y guapísima (Gracias Rosa).

Este contenido se ha visto 192 veces